lunes, 8 de abril de 2013

GAMONAL





Nombre: GAMONAL
Añada: 2010
Denominación de origen: Tierras de Leon (España)
Uva: 100% Prieto Picudo
Productor: Pardevalles
Precio Aprox: 8,75€ (encontrado en CellerCanDani y Enterwine)
Pardevalles es una bodega antigua situada en Valdevimbre (León) que data desde el 1949, propiedad de Rafael Alonso, por aquel entonces se dedicaba como la mayoría de las bodegas a hacer un vino clarete característico de la región, ya en 1989 los hijos empiezan a cambiar el rumbo de la bodega, enfocándola a producir vinos de marca y calidad, en 1997 sacan su primer vino de marca y en 1999 el primer vino con crianza y una producción limitada de unas 1000 botellas. A día de hoy sus vinos son reconocidos con varios premios tanto en la comarca, como en guías y certámenes.
Gamonal  es el hermano mediano de los vinos tintos de Pardevalles, tiene una crianza de 8 meses en barrica tras un riguroso control de el tipo de fermentación, en el que al principio prefermenta el vino a temperatura baja, después se fermenta con los hollejos a una temperatura controlada y mas tarde se atempera para favorecer  la fermentación malolactica.
Que deciros de Gamonal, pues que es una pasada! Sé que ante el precio, quizás traicione un poco el espíritu de este Blog, pero ante todo si tenemos en cuenta lo que os voy a decir de él, el precio quizás pase a un segundo plano. Gamonal es un vino que me a sorprendido gratamente, normalmente los vinos de tanino tan marcado me molestan, aunque este el tanino lo tiene bien integrado pero pasemos a mis sensaciones para explicarme mejor.
En copa se muestra oscuro y denso de color morado con un ribete violáceo, al movimiento deja una caída de lágrima muy bonita.
En nariz encontramos frutos rojos como la zarzamora con la que nos inunda toda ella, dejando paso a la pimienta y regaliz, con un final un poco mineral.
En boca entra arrasando, envolviendo todo el paladar, potente como si de una tormenta se tratase estallando en un mar de frutos rojos y negros, sobretodo silvestre, taninos astringentes rodean la lengua y un cierto toque de amargor recuerdo de esos hollejos, seguido de un postgusto de marcada acidez sin llegar a molestar en absoluto y un retronasal de regaliz y frutos rojos.
En definitiva un vino enorme, gigante, casi colosal, si tenemos en cuenta su RCP (relación calidad/precio) Su fuerza recuerda a una mezcla de la D.O TORO y RIBERA DEL DUERO juntas, frutos asilvestrados y mucha potencia, dispuesto a pelear con las mejores carnes rojas que dispongamos en la mesa, atreverse a probarlo es encomendar a nuestro paladar a una Odisea, una Furia de Titanes.
Señores disfrútenlo, porque yo, ¡ya lo he hecho!