sábado, 24 de mayo de 2014

PETIT BALDOMÀ 2013

Nombre: PETIT BALDOMÀ

Añada: 2013

Denominación de Origen: COSTERS DEL SEGRE


Uva: Macabeo/ Riesling/ Gewürztraminer
Productor: Vall de Baldomar
Precio aprox.: 4,85€ en Celler Can Dani

Recién llegado de tierras riojanas, es hora de ponerse un pelo las pilas con el blog que es esta abandonadillo, también en TheGoodtheBadandtheWine tendremos una sorpresilla esta semana, ya os tendré sobre aviso.

Hoy os vengo a presentar un vino que me pareció interesante, pero a la partenaire Hemogloviana le encantó y eso que según que blancos es de gustos refinados.
Ante nosotros tenemos el benjamín blanco de la bodega Vall de Baldomar, también conocidos por su otra marca Cristiari en la misma denominación de Origen, que no es otra que Costers del Segre (Lleida). Por lo visto muchos viticultores de la zona se han dado cuenta de lo bien que se adapta las variedades Alsacianas y Alemanas en esta región, que suele crear micro climas entre los pequeños enclaves situados justo entre faldas de zona montañosa. Esta ventaja les provoca inviernos muy fríos y veranos calidos y áridos a la vez, con esa diferencia de temperaturas diurna y nocturna muy brusca, ideal para el cultivo de este tipo de variedades como lo son en este caso la Riesling y la Gewürztraminer, que en el caso de es vino se ven acompañada por la Macabeo, archiconocida en estas latitudes catalanas.
Es por lo tanto Petit Baldomà (Pequeño Baldomá) un joven refrescante, floral y de buena intensidad aromática, muy gustoso y apetecible por estas épocas del año, con un coupage que busca el equilibrio entre frescor, acidez y gusto, pero vallamos a ver que sensaciones nos puede aportar este divertido vino blanco:

En copa se luce con un bonito y brillante amarillo pajizo, reflejos alimonados reverberan en la superficie revelando un color muy limpio.

En nariz las notas a fruta de hueso afloran, melocotón de viña y persistentes notas de jazmín y otras flores blancas, es elegante, sutil y agradable. Notas dulzonas dan paso a los cítricos típicos de las variedades, seguido de fruta blanca que no quiere perder protagonismo, peras maduras, uvas… al fondo se le adivina una sorpréndete cremosidad, franca y frutal nariz.

En boca es ágil, rápido, su juventud se lo permite y cuando menos te lo esperas, bam!... melocotones, albaricoques, jazmines y lilium llenan tu paladar dejando un paso al frente para la cáscara de limón y el jugo de pomelo. Encantador y seductor joven, muy largo y persistente, de final amargo. Aporte justo de fruta y larga acidez bien acompañada de refrescantes notas cítricas, dejando una salivación que exige otro trago, bravo!

Este es Petit Baldomà, un vino blanco joven, expresivo, gustoso, floral y cítrico, un genio que te obliga a comprar unas gambitas, berberechines, mejillones, anchoitas y demases entrantes “primaveraniles” para copear acompañado de tus mejores amigos o familiares, os hará pasar un momento excelente disfrutando mucho sin notar el paso del tiempo, y eso como lo se?

Porque yo, ya lo he hecho!