domingo, 11 de mayo de 2014

NIETRO 2012

Nombre: NIETRO

Añada: 2012

Denominación de Origen: CALATAYUD


Uva: 100% Garnacha
Precio aprox.: 5,65€ en Celler Can Dani

Otra joyita que viene desde tierras aragonesas, en este caso de una bodega reciente: Alianza de Garapiteros . Bodega fruto de la unión en 2012 de Oscar Martinez (enólogo de dilatada trayectoria en Calatayud) y Carlos Sáenz. Ambos apostaron por recuperar un viñedo plagado de antiguas cepas de garnacha, la reina tinta de la región y otra parcela donde elaboran una Macabeo a la que ya daré cuenta algún día. Los viñedos se sitúan en las laderas situadas entre la Sierra de Pardos y de Santa Cruz, pertenecientes a los municipios de Castejón de Alarba, Alarba y Acered, con unas altitudes que van desde los 900m a los 950m, viñedos de edades comprendidas entre los 40 y 60 años y un rendimiento muy bajo por cepa.

Fermentación a 26º y maceración en frío durante 10 días, sangrado y suave prensado de los hollejos. Crianza de seis meses en barricas de roble francés sobre sus lías y battanoge periódico.

Este vino de cuidado esmero, casi se podría decir de el un vino de garaje o autor según las preferencias del lector, es una delicia al paladar, un vino expresivo y con un matiz de sorpresa, su expresión de terruño es genial y la expresión varietal también, aunque el día que la conocí aporto un matiz que mas tarde quise corroborar, en la segunda botella coincidía la nota de cata. Sin más dilación aquí os brindo un vino personal y con sorpresa.

En copa muestra un precioso rojo guinda de capa media alta, violáceo en capa superior, brillante, rubí a los bordes con un menisco glicérico, tiñe el balón a su paso y deja una lágrima de caída lenta.

Cacao, explosión leve de cacao, que se va aferrando a tu nariz, poco a poco se disipa ofreciendo una intensidad a frutos rojos alta, le acompañan notas balsámicas, sotobosque y algo de mineral.

En boca entra fresco y amable, frutos rojos con notas lácticas, muy goloso, moras, casis y frambuesas. El tanino aun esta un pelín verde sin llegar a molestar, las notas de cacao están presentes, también vía retro. Muy agradable, balsámico al fondo, la acidez esta equilibrada y alarga el trago. En conjunto es un vino encantador, un bomboncillo, las notas de cacao tan marcadas y los frutos rojos, dotan a este vino de una intensidad de alta pastelería, aunque pronto disipa el cacao, dejando un cuerpo varietal bien vertebrado, una delicia.

La RCP es muy buena, un vino joven con una semi crianza en barrica, sus notas varietales junto a la sorpresa del cacao, lo convierten en un vino especial para mi, es un vino de esos con alma. Os hará pasar un momento genial con estofados, carnes de caza, quesos curados y carnes rojas a la parrilla, también a copas se disfruta mucho, con esas notas de cacao divertidísimas. Buscadlo y bebedlo, os encantara y haciendo que disfrutéis un buen rato, y esto lo sé:


Porque yo, ya lo he hecho!