domingo, 16 de febrero de 2014

FESCENINO 2011/2012

Nombre: FESCENINO

Añada: 2011/2012

Denominación de Origen: RIBERA DEL DUERO


Uva: 100% Tinta del País 
Productor: Grapes in my Mind
Precio aprox.: 5,95€ en Enterwine

Hablar de Fescenino, es hablar de Rafael García-Abril Gonzalez-Vallinas su creador y su historia en el mundo del vino. Rafael es un comercial exportador de vinos por el mundo entero, uno de los vinos que exportaba eran los de Juan Manuel Burgos (Avan Nacimiento, Concentración y Cepas Centenarias, Rafael los recomienda y mucho) en Ribera del Duero desde el año 2000.
Rafael siempre estuvo involucrado en el proyecto de Juan Manuel y viendo que vendimiaban muy rápido, decidieron hacer un roble de la Ribera diferente, con menor presencia de las características de la madera y una mayor expresión de frescura y  fruta de la variedad.
Con el tiempo Juan Manuel creció provocando cada vez un menor tiempo de ocupación para Fescenino y lugar, al final tanto Juan Manuel como Rafael decidieron que los vinos debían seguir sus caminos por separado, quedando Rafael al frente del proyecto desde 2010.

Fescenino nace de la literatura, en un viaje que realizo Rafael a Brasil, quedo prendado del nombre gracias a una novela de uno de sus escritores favoritos, el brasileño Rubem Fonseca y su libro “Diario de un Fescenino” inspiración que da a lugar al primer vino en 2006.

Fescenino: del, Latín Fesceninus, adj: de carácter obsceno, licencioso, libertino, sarcástico y burlesco.

Me encanta esta parte, un autor crea un libro, un libro crea un personaje, el personaje acaba creándose a si mismo, el personaje se abre paso en el mundo, se vuelve a crear en otra mente, esta mente le da forma en vino y acaba viviendo de nuevo… cuando será su siguiente salto?

El Fescenino es ese “cabritillo” (no me malinterpreten) ocupado en agasajar cuantas jóvenes doncellas pueda, embaucador y encantador, falto de ética pero con un principio moral, dar rienda suelta a tu pobre y limitada vergüenza, arrancarte la mascara, desentrañar tus mas hondos deseos y dejar que por unos minutos, días o semanas te sientas alguien especial. La primavera la sangre altera y este señor vive en perpetuo estado primaveral.

Si en efecto es esto lo que Rafael buscaba reflejar, en el clavo ha dado. Tenemos ante nosotros dos añadas la 2011 y la 2012, por cosas del destino nunca pude encontrar datos del creador de este vino, pero a finales del año pasado fue el mismo Rafael quien se puso en contacto conmigo, gracias a la chica de las Bodegas Juan Manuel Burgos (no me acuerdo de tu nombre, pero te estoy infinitamente agradecido) compre la añada 2012 a principios de este y he podido constatar que aun siendo de diferentes parcelas y lugares, el vino mantiene su espíritu si cabe cada añada mejor.

Fescenino 2011 pertenece a uvas de Páramo de Pesquera y Manzanillo de entre 8 y 25 años, que se hacen con la ayude de Noelia Mena (enóloga) y Rafael Asenjo (viticultor y productor de Ra) estas botellas ya están acabadas, si las encontráis sois unos grandes afortunados. Fescenino 2012 vuelve a venir de uvas de Páramo de Pesquera y de Peñaranda de Duero, como siempre se hace en bodegas Marques de Peñafiel y siguen a cargo de Noelia Mena esta vez junto a otro enólogo, Javier Otero. Para 2013 el equipo es el mismo, siendo la procedencia de la uva la que cambia, que viene de Roa de Duero del viticultor y bodeguero Miguel Hornillos (Mibal). 

El espíritu del vino siempre es el mismo buscar frescura y fruta de la variedad, esto lo crean de la siguiente forma, separan el vino, un porcentaje pasa por barrica y supongo que con malo-láctica y el otro pasa por inox con micro-oxigenación.
Con toda la carne en el asador, vamos a comparar una añada con otra, auque es un poco raro comparar vinos siendo estos de diferentes localizaciones.

En copa el 2011 muestra un color intenso, violeta con irisaciones púrpura, algo de lágrima. (Recordad que esta ficha tiene casi un año escrita)

En copa el 2012 tiene un bonito rojo guinda, tonos violáceos. Tiñe mucho la copa, casi el balón se ve pintado al movimiento y su lágrima es lenta y estilizada.

En nariz el 2011 lleva una carga de fruta roja en compota, ligera y agradable, paso de los tostados de la madera (que no se destierran del todo en esta añada) vuelven las frutas, dulzonas, golosillas y un final especiado.

En nariz el 2012 encuentra mas su alma, ataque de golosinas, notas lácteas, fresas y grosellas con chuche de fresa. Regalices en segundo plano con especias. Es bastante mas complejo que su añada anterior, segundo paso por nariz que abre a fruta sobre madura y algo licorosa, mermelada de ciruelas con una sorpresa de nota, Flash de coca cola! ( a mi me paso, lo siento)

En boca el 2011 entra suave y ligero, divertido, con mucha carga frutal, fresas, frambuesas y moras maduras. Notas tostadas de la madera constatando las de la nariz, el tanino un poco verde, no molesta pero esta presente. La acidez vibra, pura juventud, arrastra a la fruta alargándola un poco. En segundo plano se adivinan especias y una fruta algo licorosa. Trago corto, limpio y fácil de entender, acompaña a seguir bebiendo.

En boca el 2012 es súper goloso, frutos rojos y negros, pura juerga en boca. Aireando en boca aportamos seriedad, bálsamos, algo de madera (si, lo siento Rafael) y el tanino aun por pulir. Otro trago aporta mermelada de frutillos del bosque, se unta, se masca, acidez en equilibrio, el trago es más largo que su antecesor, el retro carga de nuevo con frutas. Puro juerguista en esta añada.

Ambas añadas han sido concebidas iguales, esta mas conseguida la segunda según su filosofía mas fresco, mas frutal, muy disfrutable. Es una chuche de vino para ser un ribera, expresión frutal de la variedad sin pasar por una maceración carbónica (casi lo parece), integración de la madera supeditada a un segundo plano en este 2012, le da relajación, le aporta seriedad y los bálsamos y especiados están mas conseguidos. Estructura y diversión, todo lo que se le puede pedir a un mono varietal joven, para iniciados y no, para amigos, para la familia. Este perteneció a un pack de seis vinos que regale a mi padre, fue uno de los que mas le gusto y eso que su corte de vino va por otros derroteros.

Vino para tener en cuenta para parrilladas multitudinarias, a unos 16º se dejara tomar muy bien, encantará a muchos, adulará a otras (es parte de su ser) no os dejéis embaucar, ya que si ríos corren de este vino, su alma libertina puede actuar… disfrutadlo al menos, porque yo:

Ya lo he hecho!!