jueves, 11 de septiembre de 2014

MANGA DEL BRUJO 2011

Nombre: MANGA DEL BRUJO 2011

Añada: 2011

Denominación de Origen: CALATAYUD


Uva: Garnacha/ Syrah/ Tempranillo
Precio aprox.: 8,60€ en Enterwine

Toca ficha y durante un tiempo dejaremos a los vinos de Jerez y Montilla, dejaremos los finos, manzanillas, creams, palos cortado, amontillados… pero no por mucho, ya que las venas me arden!

Pero hoy nos vamos a Calatayud, tierra de vinazos, tierra de garnachas, tierra de El Escocés Volante. Y quien es este personaje? Pues no es otro que Norrel Robertson, uno de los mundialmente aclamados Master of Wine. Quien a mi parecer se merece un respeto, pero hasta llegar al Master of the Universe como He-Man, pues como que no impresiona mucho.
Bromas aparte, el señor Norrel de patria escocesa, es un amante del mundo vinícola desde hace ya muchos años. De vocación comercial en sus inicios, el gusanillo del vino le hizo profundizar más en este y lo llevo a estudiar en Australia consiguiendo el titulo de Master of Wine. De largo recorrido a nivel mundial asesorando bodegas, es en Calatayud donde establece una bodega para crear sus propios vinos y a la que le da el nombre de El Escocés Volante. Hace ya un tiempo, un par de años atrás cayó en mis manos un vino llamado La Multa, de etiqueta graciosa pero contenido interesante. Ahí ya me pico la curiosidad por este señor, pero no ha sido hasta principios de este año (si, he dilatado mucho esta ficha, sorry) que cayo en mis manos una nueva botella. Decir que este hombre tiene una dilatada oferta de vinos y que sus blancos me pican mas que a curiosidad, pero centrémonos y vayamos a pasos.

Hoy os presento Manga del Brujo, vino tinto procedente de laderas de garnacha a 800 metros de altitud, Syrah mas joven de unos 10 años y un tempranillo de 25 años en menor cantidad. Vino que aúna nuevas técnicas y una vinificación tradicional. Hechas las presentaciones, vamos a ver que nos puede aportar este vino:

A la vista ofrece un rojo picota de capa media alta, de pronunciado menisco rubí. Vino que tiñe al paso y deja caer una lágrima rápida y gruesa.

En nariz nos da notas de fruta roja y negra, una ciruela muy pronunciada con un fondo de cacao. Puro bombón. Centro balsámico y ligeramente especiado.

En boca entra fresco, con una fruta roja liviana y ligera. Graciosa, agradable. El tanino se hace notar pero no molesta. La acidez vértebra y alarga el trago, llevando los frutos al final e incitando a otro trago. Buena estructura, se acompaña bien de notas minerales y tostadas. Vino genial y chulo. Es estupendo y a la vez sorprendente. Un vino que da la sensación de ser liviano, pero es potente, y ofrece una estupenda estructura a la par de que alarga mucho el trago.

Un vino que os dejara pensando un rato, se aleja mucho del corte Aragonés y se acerca mucho al francés. Desconcertante si mas cabe en esas latitudes, pero ahí un buen elaborador que doma, guía y finaliza un buen producto. Lo lleva donde quiere, una expresión mas de terroir. Os hará las delicias con unas costillas de cordero, chuletillas o solomillos de cerdo a la brasa. El pollo de corral le vendrá que ni pintado, pero juntarse entre amigos y disfrutarlo para mí sigue siendo la mejor opción.
Eso lo se:

Porque yo, ya lo he hecho!